Destinos,  España,  Rutas de senderismo

Excursión al Congost de Mont-Rebei desde La Masieta

Si hay una ruta de senderismo en Lleida muy famosa, esa es la del Congost de Mont-Rebei; un desfiladero por el cual pasa el río Noguera Ribagorzana y actúa de frontera natural entre las provincias de Lleida y de Huesca. Gracias a los paisajes tan impresionantes que tiene, la ruta puede convertirse en toda una oda a los sentidos.

Congost de Mont-Rebei

Geografía

El Congost de Mont-Rebei, se encuentra entre las comarcas de la Ribagorza (Huesca) y Pallars Jussà (Lleida). Atraviesa la Sierra del Montsec, que tiene una extensión de unos 40Km y tiene dos desfiladeros muy brutales: el de Mont-Rebei por un lado, y por el otro el de Terradets. Los dos son impresionantes. La última noche del viaje dormimos en el área de Terradets y ver la sierra desde abajo merecía la pena.

Es considerado el único desfiladero de Cataluña que es más o menos virgen ya que no hay carreteras que lo atraviesen, ni tampoco líneas de ferrocarril o eléctricas; más allá del sendero excavado en la montaña para el paso de personas.

Se puede saber en que provincia estás basándose en el lado del Congost por el que pasas. La parte aragonesa es el lado derecho del desfiladero partiendo desde el Parking de La Masieta; en este lado está una torre que verás al principio de la ruta aunque no llegarás a ella. Por otro lado, la parte catalana es el lado izquierdo del desfiladero y es la ruta que transcurre por un camino que está excavado en la roca. Es este sendero el que hicimos.

Congost de Mont-Rebei
Congost de Mont-Rebei

Cómo llegar y dónde empezar la ruta

Nosotros veníamos desde Valencia así que pasamos por Viacamp y Litera hasta llegar a Puente de Montaña dónde tomamos el desvío que señalizaban hacia el Congost de Mont-Rebei. Una vez allí, si tienes un coche o furgoneta de techo bajo, puedes acceder al Parking. Son 5€ pagando allí o 6€ reservando tu plaza a través de la página web. En las fechas en las que fuimos aún no estaba abierta la caseta.

De todas formas, nosotros íbamos con Karma, así que no pudimos entrar. En ese caso, hay dos opciones y dependerán de la temporada o de si es fin de semana. La primera opción es parar en el parking que hay más abajo, un poco por encima del río y dónde verás varias furgonetas o caravanas aparcadas. Desde allí tendrás que subir hasta el Parking, desde dónde empieza la ruta. La otra opción es dejarla arriba, a la altura del parking, en la parada del bus. Esto, por favor, hacerlo solo cuándo sepáis que no molestáis. Nosotros por ejemplo no vimos ninguno pasar pero suponemos que pasarán sobre todo autobuses turísticos en temporadas altas.

La verdad es que teniendo Internet en el móvil, llegar al Parking es facilísimo porque el GPS te lleva así que no hay mucha perdida.

Congost de Mont-Rebei

La ruta

Es una ruta lineal, así que aparte de los tramos de los que te hablo más abajo, puedes llegar hasta dónde quieras y luego volver.

Es posible hacer la ruta andando o en kayak e incluso compaginarlas, en plan que vas en kayak y vuelves andando. Hay varias compañías que se dedican a eso en la zona, como es el caso de Àger Aventura’t o Zenit Aventura. Nosotros la hicimos toda andando pero nos habría encantado hacerla en kayak. Ver el desfiladero desde el agua, es una pasada.

Congost de Mont-Rebei

La ruta del Congost de Montrebei está señalizada como GR-1 (Corçà – Pont de Muntanyana), líneas blanca y roja. Se puede empezar desde varios sitios: Tremp, Puente de Montañana, Àger, San Esteban de la Sarga o desde Montfalcó, desde dónde tendrás que subir unas escaleras de madera construidas en la pared. Nosotros empezamos desde el Parking de La Masieta al cuál llegamos atravesando Puente de Montañana.

Hay tres tramos que se pueden hacer en la ruta que nosotros empezamos:

  • Un primer tramo que llega desde el Parking hasta el último banco de madera, desde dónde se visualiza una de las parte más anchas del desfiladero, y al que se accede atravesando un pequeño túnel en la roca. Sabrás que has llegado al final de este tramo porqué desde allí verás un puente colgante al fondo y porqué 100-200m más allá se acaba el camino excavado en la roca.
  • El segundo tramo va hasta ese segundo puente que os he mencionado antes. Es el segundo puente colgante de la ruta, el puente colgante del Siege. En este tramo podréis bajar hasta los muelles de abajo y daros un chapuzón.
  • El último tramo es hasta las escaleras del Montfalcó, que una vez allí las puedes subir o no, siempre siendo conscientes de que es una ruta lineal y que tendrás que volver a desandar lo andado.

En cuánto a los kilómetros… en todas partes pone que son 4 de ida y vuelta + 2km también de ida y vuelta si quieres llegar hasta el puente. Personalmente, uso un reloj dónde cuenta los pasos y los Km y en total ese día hicimos 15km y algo. Si le quitas los pocos pasos de cuando te despiertas y haces tus cosas, y las dos desviaciones que tomamos para bajar al río, se sigue quedando en un número bastante alto de Km, así que no os sabría decir muy bien.

Congost de Mont-Rebei

Consejos

Siempre que os hablo de alguna ruta os recomiendo lo mismo pero me parece algo fundamental y que puede jugar una mala pasada el no tenerlo en cuenta, y de verdad que si me empeño tanto es porqué lo he sufrido.

  • Calzado. Tiene que ser apto para la montaña. Si es un calzado especializado, tendrá muy buena adherencia y a la hora de bajar y subir cuestas, os vendrá de maravilla. Y si no tenéis, no os compréis para estrenarlo en la ruta porque el remedio puede ser peor que la enfermedad. En ese caso os recomiendo unas zapatillas buenas y cómodas.
  • Agua. Mucha agua. Es una ruta larguita, y por la tarde da todo el sol, así que tenéis que hidrataros mucho.
  • Comida. Llevaros comida y a poder ser, fruta y frutos secos; los primeros hidratan y refrescan y los segundos sacian y dan energía. Es algo que suelo llevar siempre a las rutas y si no llevo frutos secos, intento llevar plátanos.
  • En este caso, llevaros bañador y si queréis, escarpines de agua. Hay lugares del río que la gente se está bañando y refrescarse en ese agua, con esas vistas, es uno de los pequeños placeres de la vida. Te lo aseguro.
Congost de Mont-Rebei

Espero que si vais, sea toda una experiencia y lo disfrutéis muchísimo porque los paisajes son increíbles y bañarse en esa agua, con las vistas que te rodean, también es una experiencia inolvidable.

Estudiante de Comunicación. Aficionada a los viajes, la naturaleza, la fotografía y la literatura. Utilizo ésta plataforma para mostrar aquello que me apasiona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies