Destinos,  España

Cinco lugares imprescindibles de Teruel

Hace relativamente poco tiempo hicimos una escapada a Teruel. Coincidió que hizo buen tiempo todo el fin de semana y pudimos disfrutar de esta preciosa ciudad, pasear por sus calles y comer, por supuesto (comimos unas migas en el Gran Café de Teruel que desde entonces no he dejado de pensar en ellas). Es una ciudad llena de historia y emblemática por su arquitectura -y arte- mudéjar pero en esta ocasión -y debido a lo rápido del viaje- solo os hablaré de cinco lugares a los que tenéis que ir si vais a pasar el día o un fin de semana en la ciudad.

La Torre múdejar de El Salvador. Fue construida en el siglo XVI y es Patrimonio de la Humanidad por UNESCO desde 1986. Desde que empecé a preparar nuestro viaje a Teruel supe que esta sería una de los primeros lugares que visitaríamos al llegar a la ciudad aragonesa y así fue. Después de aparcar el coche y hacer una rápida visita a la Oficina de Turismo, lo primero que visitamos fue esta magnifica construcción. Está en una calle bastante concurrida que recibe el mismo nombre que la torre y forma un precioso arco por el cual pasar. Su fachada y todos los detalles que contiene te dejan sin aliento. Por el módico precio de 2.50€ se puede entrar dentro y ver la exposición que contiene sobre la arquitectura mudéjar. A nosotros la visita nos encantó, sobre todo por ver un poco más de la torre como por las vistas desde el campanario.

La Plaza Mayor. Ahí podemos encontrar al famoso Torico, un toro muy pequeño que encabeza la fuente de la plaza. Es quizás uno de los emblemas de la ciudad, junto a los Amantes. Desde esta plaza salen las diferentes calles que te llevarán a lugares emblemáticos de la ciudad, como es la Torre de El Salvador o la Catedral. Este lugar tiene un encanto único, especial y en parte es así gracias a la arquitectura de los edificios que habitan en la plaza, como por ejemplo la Casa de la Madrileña que actualmente es sede de Caja Rural. De color azulado con detalles en blanco recibe este nombre por el negocio de tejidos que había en la planta baja.

el torico

El viejo Acueducto. Fue construido en 1929 por Fernando Hué de la Barrera para facilitar la expansión de la ciudad hacia el sur. Actualmente es peatonal y ofrece unas increíbles vistas. Nosotros fuimos de noche, en el mes de diciembre, con un frío que te congelaba las manos pero que no nos impidió hincharnos a churros. Tengo que admitir que ese paseo tuvo algo -extra- de especial, no sé si era por la situación o por ver el puente y la ciudad iluminadas, con toda la gente que lo estaba cruzando y que le estaba dando vida. Fue uno de esos momentos en los que piensas y te reafirmas en el deseo de seguir viajando.

La Escalinata de la Estación. De estilo neo-múdejar está en el Paseo del Ópalo (otro lugar precioso por el cual pasear sobre todo de noche). Te dejará sin aliento al igual que nos sucedió a nosotros. Construida en 1920 pretendía comunicar el centro de la ciudad con la Estación del Ferrocaril. Una vez abajo y tras haber superado los, aproximadamente, 140 escalones que tiene, hay un pequeño parque que en primavera o en verano tiene que ser una delicia ir ahí, tumbarse en el césped a tomar el sol, leer un libro o simplemente hacer la croqueta. Nosotros fuimos en pleno mes de diciembre y el frío no invitaba precisamente a tirarse al suelo, quizá en otra visita.

El tren turístico. Por último no os voy a hablar de un lugar si no de una experiencia. Sé que a muchos viajeros el término “turista” les ahuyenta y también que la idea de subir en un tren turístico es rechazada por muchos otros, pero la verdad es que la mejor forma de ver Teruel es realizar ese viaje. Te lleva tanto por el casco antiguo como por el ensanche pasando por encima del nuevo acueducto. Puedes ver la ciudad desde mil perspectivas diferentes, y ver esos lugares que no verías porque no están en tus planes y que cuentan la historia de la ciudad. Además, durante todo el trayecto una simpatiquísima persona te cuenta la historia de la ciudad y de los diferentes lugares emblemáticos por los que pasáis y, como no, también te cuenta historias y leyendas de la ciudad, como la triste historia de los Amantes de Teruel a curiosidades del acueducto viejo. A nosotros nos encantó y lo recomiendo, eso sí, si vais en invierno abrigaros mucho porque pasaréis frío.

escalinata de la estacion

Os he hablado tan solo de cinco opciones que visitar en la ciudad pero hay muchísimas más. El problema es que nosotros solo pasamos ahí un día y una noche y no tuvimos la posibilidad de ir a todos los sitios, pero nos hemos dejado para otro viaje el Mausoleo de los Amantes, el Museo de la Diputación y el Mirador.

Espero que si vais a Teruel disfrutéis tanto e incluso más que nosotros 🙂

Para cualquier duda poneros en contacto conmigo.

Un abrazo!

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies